HomeActualidad



El comparador de seguros de salud Acierto.com ha analizado cómo se cuidan los españoles en un estudio que desvela que todavía queda mucho por hacer en múltiples ámbitos, desde el de la alimentación hasta el de la actividad física y el descanso.

Hasta el 64% de los españoles sufre sobrepeso. Y no solo eso, sino que hasta el 80% de los obesos ignora que lo es. Un problema de salud que incluso puede acabar convirtiéndose en uno de tipo administrativo y que reduce la esperanza y calidad de vida de los afectados, incluso desde un punto de vista psicológico. Para más inri, no dormimos lo suficiente ni en las condiciones apropiadas: la siesta es ya casi una leyenda urbana.

Los datos indican que cuidamos de nuestra alimentación como deberíamos. Prueba de ello es que el negocio de la comida rápida a domicilio se encuentra en plena ebullición y que ya genera más de 600 millones de euros al año. La ingesta de platos preparados y bollería también ha crecido (un 9% y un 4% respectivamente). En concreto y según los números, ni siquiera el 7% de la población alcanza los mínimos de alimentación saludable: comer cinco piezas de fruta o verdura diarias, desayunar “en condiciones”, tomar legumbres y pescado al menos dos veces por semana, etcétera.

En concreto, lo que se detecta es que existe un consumo de pescado y marisco bastante adecuado, pero no de frutas o legumbres. Además, la ingesta de lácteos -especialmente queso-, carnes magras, embutidos y dulces se encuentra por encima de los niveles recomendados. También tenemos carencias de potasio y fósforo.

Sin embargo, sí que intentamos comer bien, o al menos eso decimos: el 54% de los españoles asegura que trata de llevar una dieta equilibrada. Y, de entre ellos, el 8% cuenta las calorías que ingiere. Por otra parte, el 58% asegura haberse puesto a dieta alguna vez. El 24% lo hizo en una ocasión puntual y el 18,5% durante el último año. El 16% de la muestra estaba a régimen durante la encuesta. Aquí se observan diferencias entre hombres y mujeres. Por ejemplo, hasta el 65% de las mujeres ha hecho dieta alguna vez, frente al 52% de los varones.

Las excusas más frecuentes para comer mal son la falta de tiempo y el precio de los ingredientes “sanos”. De hecho, una amplia mayoría cree que la cesta de la compra sale más cara cuando nos decantamos por opciones saludables. Sin embargo, el quid de la cuestión radica en dónde compramos, cómo elegimos, etcétera. Por ejemplo, saldrá más barato optar por la verdura congelada que por otra fresca -como regla general-.

También hay que comentar que cuando salimos fuera preferimos los platos tradicionales. Por este orden: la tortilla de patatas, la paella, el gazpacho y los potajes tipo lentejas y similares. Algo que no está nada mal, pues se trata de platos ricos en aceite de oliva, que apuestan por el producto propio e ingredientes naturales.

No hay Comentarios

Deja un comentario