HomeActualidad



La optimización del consumo energético es un aspecto fundamental en la viabilidad de los establecimientos del sector hotelero. Repsol es una compañía especializada en ofrecer a este sector soluciones energéticas que impulsen la eficiencia energética y que ayuden a reducir gastos y a cuidar el medio ambiente.

Una instalación, proceso o aparato, es energéticamente eficiente cuando consume una cantidad inferior a la media de energía para realizar una actividad.

Según el último estudio del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital sobre la demanda energética de los establecimientos de hostelería, el 75% del consumo se produce en las instalaciones térmicas (la cocina, el agua caliente sanitaria, la calefacción, la climatización o la lavandería).

Con el gas de Repsol se pueden alimentar todas estas instalaciones, simplificando la gestión de la energía al utilizar un solo combustible, y con todas las garantías desde su origen.

Además, la tecnología a gas obtiene un gran rendimiento de los equipos, reduciendo el consumo de combustible y las emisiones de CO2, alargando su vida útil, gracias a que apenas genera residuos, y permitiendo una disminución del consumo de electricidad y de la potencia eléctrica contratada. Solo se paga por lo que se consume.

En Repsol se consideran tres aspectos básicos que contribuyen de forma notable al éxito de las soluciones a gas implantadas por el ahorro energético conseguido, tanto en proyectos de nueva construcción como en aquellos que persiguen la rehabilitación energética de los edificios antiguos:

  • Bajo impacto ambiental local, reduciendo las emisiones de CO2, y compatible con energías renovables, que permiten un equilibrio técnico-económico y aseguren el abastecimiento energético sin interrupciones.
  • Alta compatibilidad con las instalaciones existentes, en particular en procesos de rehabilitación, teniendo en cuenta equipos que puedan seguir siendo utilizados tras llevarse a cabo las mejoras necesarias.
  • Y una satisfacción del cliente, contrastada por una permanencia media de 18 años como usuario de su energía.

No hay Comentarios

Deja un comentario