HomeEtiquetasPublicaciones etiquetadas a "normativa"




Ha sido publicada la norma UNE 23510 de sistemas de extinción de incendios en cocinas comerciales, desarrollada con el objetivo de establecer una base común de protección de las cocinas comerciales, es decir, aquellas que pueden encontrarse en restaurantes, hoteles u hospitales.

El texto normativo ha sido elaborado por la Asociación Española de Normalización (UNE) a través del Comité Técnico de Normalización CTN 23, especializado en seguridad contra incendios y del que Tecnifuego-AESPI –asociación de empresas dedicadas a la protección contra incendios– ocupa la secretaría técnica.

Según Carlos Pérez, coordinador del Comité de Sistemas Fijos de Tecnifuego-AESPI, “la publicación de la norma UNE-23510 introduce en el mercado español un marco normativo con los requisitos mínimos para realizar el diseño, instalación y mantenimiento de los sistemas fijos automáticos de extinción de incendios destinados a la protección de las cocinas comerciales, el cual es aplicable a cualquier sistema de extinción de incendios”. “Aunque había diversos documentos técnicos que trataban la protección de las cocinas comerciales, hasta ahora no existía una norma española que abordase este asunto de manera global”, añade.

El marco legislativo actual para una cocina comercial en materia de seguridad contra incendios es, por una parte, el Código Técnico de la Edificación respecto a los usos que requieren protección contra incendios, y por otra parte, el Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios (RIPCI) en cuanto a los requisitos que deben cumplir los diferentes tipos de sistemas de protección contra incendios, y las empresas que los instalan y mantienen. “En este sentido, la publicación de la norma no implica un cambio legislativo”, afirma Carlos Pérez.

Los puntos más importantes

La norma UNE 23510, de aplicación voluntaria, está dirigida a la protección del riesgo, independientemente de cuál sea la tipología del sistema de extinción utilizado.

Carlos Pérez destaca otra cuestión relevante: “La norma dice que, para una protección correcta, se debe actuar de manera simultánea en todos los elementos de la cocina que se encuentran bajo una misma campana y sobre ella misma para evitar la propagación del incendio”. Así, la protección del riesgo incluye tanto los aparatos de cocina como la campana, el plénum y los conductos de extracción.

Primera norma española sobre sistemas de extinción en cocinas comerciales

Otro aspecto donde el experto pone el acento es en la inclusión de protocolos de extinción, “ya que son los que determinan los parámetros de uso que deben utilizarse en la configuración de los sistemas de extinción de incendios”.

Quedan fuera del alcance de esta norma las condiciones que deben cumplir los componentes que conforman los diferentes tipos de sistemas de extinción. Esta circunstancia no resta importancia a la necesidad de que los componentes estén diseñados para asegurar la funcionalidad y fiabilidad del sistema, tanto para aquellos para los que hay normas existentes como para los que por el momento no disponen de ellas.

Consultado sobre la maquinaria de hostelería, Carlos Pérez responde que la norma no habla de esta como tal, y solo se centra “en las condiciones que debe cumplir el sistema de extinción para aquellos equipos y aparatos relacionados con la cocción y la extracción de humos susceptibles de desarrollar un incendio”.

Ante la publicación de la UNE 23510, fabricantes de sistemas de extracción de humos para cocinas comerciales que distribuyen sistemas de extinción de incendios como Luis Capdevila y Morgui Clima aplauden su llegada. Para Luis Jofresa, gerente de Luis Capdevila, “la norma nos parece conveniente, ya que a partir de ahora la calidad del sistema contra incendios va a pasar a un primer plano”. Una opinión compartida por Jordi Morgui, gerente de Morgui Clima, quien manifiesta que la norma asegurará la efectividad de todos los sistemas contra incendios que se comercializan, “ya que también estarán obligados a un mayor control bajo certificaciones aún más exigentes”.

Norma UNE 167013

La nueva norma UNE 167013 Hostelería. Servicios de Restauración. Requisitos para la prestación del servicio es una herramienta que trata de promover la mejora de la competitividad de las empresas de restauración, independientemente de su tamaño y el tipo de servicio que presten (servicio en sala, bar, catering, autoservicio, etcétera).

Para ello, establece los requisitos relativos a la gestión interna de toda empresa de restauración, de servicio, de infraestructuras y equipamientos, y de seguridad e higiene alimentaria. En este sentido, determina los requisitos de un sistema de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (APPCC), siendo aplicable en aquellas áreas del establecimiento que puedan tener un impacto en la seguridad alimentaria. Por lo que respecta a las especificaciones técnicas de los utensilios y el equipamiento empleado en este tipo de locales, no son objeto de esta norma.

novedades-normativas-para-la-hosteleria-3-felac-innova

Según la Asociación Española de Normalización (UNE) a través de la revista AENOR, la norma UNE 167013, debidamente implementada, “contribuirá a la mejora de la gestión y servicio de la organización que voluntariamente opte por aplicar sus requisitos”.

Los establecimientos de restauración a los que va dirigida esta norma están incluidos en los siguientes grupos: restauración comercial (restaurantes, cafeterías y bares); restauración en comedores colectivos atendidos por restaurantes en concesión y restaurantes explotados por las propias colectividades; restauración civil vinculada al transporte; servicios de restauración a domicilio; empresas de banquetes; cocinas centrales, y cualquier otro establecimiento de restauración que mantenga su propia razón social.







IVA discotecas locales nocturnos

Los propietarios de los establecimientos de ocio nocturno están de enhorabuena. Y es que el Ministerio de Hacienda, ha hecho unos cambios en la ley de Presupuestos de 2017, que incluyen una reducción del IVA del 21% al 10% para todos los servicios mixtos de hostelería, equiparándose con el impuesto de bares y cafeterías.

Concretamente, disfrutarán de esta minoración del IVA las discotecas, salas de fiesta, locales de espectáculos o similares, los cueles llevan pagando 21% de IVA desde el año 2012, tras la subida de impuestos que se produjo ese año –que pasó del 8 al 21% y supuso un cambio drástico para el sector–. Se beneficiarán de esta mejora fiscal los establecimientos con espectáculo en directo, con DJ o que celebren conciertos.

Foto: Shutterstock/Losev Artyom.

 







El Grupo de Fabricantes de Equipos de Enfriamiento Evaporativo de AEFYT, Asociación Española del Frío y sus Tecnologías, ha colaborado en la revisión de esa norma, que establece el marco de prevención y control de la Legionella, con objeto de introducir los aspectos necesarios para proceder a su actualización y ajustarla a las necesidades del mercado.

Según César Fernández Achucarro, miembro del Grupo de Fabricantes de Enfriamiento Evaporativo de AEFYT, «la nueva normativa aporta mayor seguridad a los ciudadanos ya que, por primera vez, se  incluyen como instalaciones susceptibles al control los humidificadores usados en terrazas y bares. Las torres siempre han estado en el punto de mira de los inspectores de Sanidad, pero gracias al compromiso de los profesionales del sector hemos incrementado la seguridad. Prueba de ello es la escasez de brotes en los últimos años en este tipo de instalaciones».

El objetivo: evitar la proliferación

Lo corrobora Javier Vaquero, también miembro del Grupo de Fabricantes de Enfriamiento Evaporativo de AEFYT, cuando expliica que «la nueva Norma UNE 100030 constituye un marco técnico para la prevención y control de la Legionella, incorpora una extensa lista de instalaciones en las que ésta es capaz de proliferar y dispersarse, evitando la antigua clasificación de alto o bajo riesgo, que era una simplificación carente de rigor científico. Además, se incorporan instalaciones que, según la experiencia de los últimos años, han sido causantes de algunos de los brotes más dañinos en España. Por otra parte, contempla todos los aspectos relacionados con la prevención y control: diseño, explotación, responsabilidades, formación, solvencia técnica, prevención, control, revisión, desinfecciones…».

Así, se ha trabajado intensamente  en promover la detección precisa y fiable de los niveles de Legionella en las muestras, lo que, en opinión de Javier Vaquero, «va a permitir discernir de forma rápida la necesidad de proceder a realizar la limpieza y desinfección de las instalaciones cuando sean potencialmente peligrosas, o por el contrario, evitar gran cantidad de intervenciones protocolarias e innecesarias cuando no lo sean. De esta manera se conseguirá alargar la vida de los equipos y se evitará el vertido de ingentes cantidades de productos químicos contaminantes».

¿Cuáles son las líneas maestras de esta normativa?

Entre los elementos más destacados resultantes de la revisión de esta norma está:

  • Definición del Plan de Prevención y control de la diseminación de la bacteria en las instalaciones.
  • Tomas de muestras y análisis de la Legionella: toma y transporte de muestras, ensayos microbiológicos y fisioquímicos, métodos alternativos al cultivo para la diseminación de la legionella, generación de informes.
  • Inclusión de nuevas instalaciones de riesgo, de modo que, en la actualidad, la norma contempla: agua fría de consumo (AFC), agua caliente sanitaria (ACS), torres de refrigeración y condensadores evaporativos, humidificadores, centrales humidificadores y enfriadores evaporativos, agua climatizada con agitación constante (SPA´S y bañeras hidromasaje), fuentes ornamentales y riego urbano por aspersión, nebulizadores y otras (por ejemplo, lavado de vehículos).
  • Nuevos protocolos de actuación y desinfección.
  • Requisitos del personal titular de la instalación: adecuada formación en mantenimiento, solvencia técnica…

El próximo 11 de mayo, se celebrará la Jornada Técnica «Actualización Norma UNE 100030. Nuevo marco de Prevención y Control de la Legionella», organizada por ANECPLA, Aqua España y F.E.D.E.C.A.I., que contará con la participación de AEFYT. En el encuentro se analizarán todos los aspectos realizados con la normativa de mano de los principales agentes del sector.

 







El Consejo de Ministros ha dado el visto bueno al proyecto de Real Decreto por el que se aprueba la norma general relativa a la información de los alimentos que se presenten sin envasar para la venta al consumidor final y a las colectividades, de los envasados en los lugares de venta a petición del comprador y de los envasados por los titulares del comercio al por menor.

El Real Decreto aprobado persigue mejorar la información alimentaria que se facilita a los consumidores, asegurando al mismo tiempo a la flexibilidad necesaria para responder a las diferentes modalidades de suministro de los alimentos sin envasar.

El Real Decreto mantiene las exigencias de información alimentaria que para los alimentos sin envasar ya se recogen en el Real Decreto 1334/1999, de 31 de julio, por el que se aprueba la norma general de etiquetado, presentación y publicidad de los productos alimenticios.

Se establece además un tamaño mínimo de letra en las etiquetas de los productos envasados por los titulares del comercio minorista, y se regula la información de los alimentos cubiertos por la norma en los casos de venta mediante comunicación a distancia, en línea con las disposiciones del Reglamento (UE) 1169/2011.

Se regulan las modalidades de información alimentaria sobre la presencia de ingredientes que causan alergias e intolerancias,  que por primera vez son exigibles en el caso de los alimentos que se comercializan sin envasar o que se envasan en el punto de venta (comercio minorista, restauración).

Se permite en determinados supuestos la transmisión de la información sobre los ingredientes que causan alergias e intolerancias, de forma oral, previo cumplimiento de ciertos requisitos adicionales que permitan asegurar que dicha información es verificable, garantizando así un alto nivel de protección de los consumidores

En definitiva, este Real Decreto redundará en una mejora de la información puesta a disposición de los consumidores y de la calidad del servicio prestado por los establecimientos afectados.

ShutterstockSyda Productions







El pasado 13 de diciembre entró en vigor el nuevo Reglamento1169/2012 sobre información facilitada al consumidor en materia de productos de alimentación envasados en el lugar de venta a petición del cliente y para uso en locales de hostelería.

A partir de su entrada en vigor, es obligatorio que el consumidor pueda tener acceso a la información sobre los ingredientes de obligada declaración en TODOS los alimentos, envasados o no, incluidos los puestos a su disposición en bares y restaurantes, comedores escolares u hospitales.

Se trata de una transposición del Reglamento nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de octubre de 2011. El objetivo es que los consumidores dispongan de la información necesaria para tomar decisiones con conocimiento de causa y utilicen los alimentos de forma segura.

El Reglamento “se aplicará a los operadores de empresas alimentarias en todas las fases de la cadena alimentaria, en caso de que sus actividades conciernan a la información alimentaria facilitada al consumidor. Se aplicará a todos los alimentos destinados al consumidor final, incluidos los entregados por las colectividades y los destinados al suministro de las colectividades” (artículo 1.3.).

Abarcará, por tanto, toda la información alimentaria ofrecida al consumidor, y no sólo el etiquetado de los alimentos envasados, entendiendo por “información alimentaria” la información relativa a un alimento y puesta a disposición del consumidor final “por medio de una etiqueta, otro material de acompañamiento, o cualquier otro medio, incluyendo herramientas tecnológicas modernas o la comunicación verbal”. Así pues, “para todos los alimentos, la información alimentaria obligatoria estará disponible y será fácilmente accesible”.

El listado de productos que pueden producir reacciones alérgicas e intolerancias incluye cereales, huevos, crustáceos, moluscos, pescado, frutos secos, soja, apio, mostaza, sésamo, dióxido de azufre y sulfitos en concentraciones superiores a los 10 mg/kg ó 10 mg/litro.

Toda la información en una web

La Federación Española de Hostelería (FEHR) ha impulsado una página web para informar y divulgar tanto la normativa como los conocimientos básicos, www.hosteleriaynutricion.com, en la que los profesionales del sector encontrarán detallados todos los productos que pueden producir reacciones alérgicas a los usuarios, la normativa y los consejos a la hora de implementarla, así como las formas de manipulación de estos alimentos al preparar los platos.

La página web cuenta con la colaboración de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), Euro-Toques, la Federación de Cocineros y Reposteros de España (FACYRE) y Saborea España, así como el respaldo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, AECOSAN y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies