HomeEtiquetasPublicaciones etiquetadas a "Legionela"




aefyt contra legionela

Los continuos avisos enviados desde Aefyt en cuanto a la importancia de una correcta refrigeración han dado sus frutos. El año 2017 deja un balance positivo en cuanto a la aparición de brotes de legionela asociados a las torres de refrigeración y equipos de condensación evaporativa. Todas las inspecciones realizadas, así como los estudios, no determinaron ningún tipo de relación entre los focos y este tipo de equipos.

Según determina la propia asociación, una gran parte de los casos detectados tuvieron su origen en spas o en el agua de red. Precisamente en este último posible foco también se ha estado trabajando por parte de Aefyt, son avisos sobre la necesidad de controlar la red de suministro de agua.

Sin pruebas que constaten un posible brote

En el caso de las torres de refrigeración, la Agencia de Salud Pública de Cataluña (Aspcat) incidió en que la posible presencia de la bacteria en unas torres de refrigeración de Blanes (Girona) se trataba de «la hipótesis más probable» de los casos registrados, pero se reconoció que no hay constancia de que realmente sea así.

A pesar de ello, la existencia de otros casos sin esclarecer y que puede que tengan como foco de la infección las torres de refrigeración, hace que desde la asociación sigan clamando por un control minucioso de los aparatos y por transparencia por parte de los establecimientos.

Agradecimiento a un compromiso cada vez mayor

La propia Asociación de Empresas de Frío y sus Tecnologías hizo hincapié en un comunicado del creciente compromiso de los agentes del sector por el control, mantenimiento e inspección de las instalaciones. Asimismo,  desde Aefyt también se valora positivamente el hecho de que, «tras unos años en los que se apuntaba directamente a los equipos de refrigeración evaporativa como causantes de los brotes, las administraciones autonómicas de Sanidad Ambiental hayan dejado de referirse a dichos equipos como únicos causantes de la proliferación de la bacteria y han comenzado a considerar el resto de instalaciones de riesgo».

Ahora, además de continuar con el buen control de las instalaciones, desde la asociación están intentando hacer fuerza para que la eficiencia energética sea un valor principal dentro de la refrigeración.







La residencia municipal de Orduña tiene una capacidad para 57 residentes y 2163m2 de superficie construida. La residencia posibilita realizar estancias permanentes o también temporales, y se encuentra situada en una zona céntrica de la población de Orduña ofreciendo una atención integral y continuada a las personas mayores dependientes que viven en ella.

Para el tratamiento y eliminación de la legionela en sus circuitos de agua caliente sanitaria la residencia ha escogido un equipo Legiopack 5 standard. Este equipo ha sido estudiado para las prestaciones de la residencia, tiene una potencia de 147 kW, dispone de una unidad de pasteurización de 150 lts y da un caudal punta de consumo de 5m3/h a 40ºC.

Debido a las peculiaridades constructivas del edificio, el equipo Legiopack ha sido construido con unas medidas especiales para facilitar el acceso a la sala donde se ha ubicado el mismo.

¿Cuales son las principales ventajas de instalar el sistema Legiopack en la residencia? Vamos a hacer mención de algunas de ellas:

– Destrucción permanente de la legionella presente en los sistemas de producción de ACS y sus circuitos.
– Aseguramos una pasteurización continua con una red de distribución equilibrada.
-Mantenemos una temperatura de la red a un valor constante.
– Mantenemos la red sana, desinfectándola en continuo, en todas las partes del circuito, con o sin consumo y a todas horas.
– Es un sistema que cuida la instalación al no utilizar aditivos químicos.
– Y muy importante, es un sistema que ahorra energía y consumo de agua.

El equipo ya está puesto en marcha y funciona a pleno rendimiento para satisfacción de la Residencia Municipal.”







Septiembre y octubre son meses de mucho riesgo debido al descenso de temperaturas y el consiguiente apagado de las torres de refrigeración ya que, cuando se encienden de nuevo, se hace sin una desinfección previa.

La Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) ha querido recordar lo grave que sería para la salud el desarrollo de un brote de Legionella. Además, a los establecimientos puede costarles suculentas multas e incluso penas de cárcel por imprudencia grave si no se controla adecuadamente. Consecuentemente, para el empresa en sí puede afectar al prestigio y al futuro de la compañía .

En España han aparecido recientemente nuevos casos. Además, ha habido el caso del Hotel Macarena de Sevilla, cuyo juicio está programado para comienzos de 2017 y en el cual el fiscal solicita cuatro años de cárcel e inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión durante seis años para tres personas por cuatro delitos de homicidio por imprudencia grave y 15 delitos de lesiones también por imprudencia grave. Recientemente, también se han conocido otros casos a nivel internacional, entre ellos uno en Croacia que ha causado graves prejuicio sobre el turismo del país debido al cierre de tres hoteles en la zona de Isla de Veglia.

Es precisamente por este tipo de casos por los que ANECPLA vuelve a insistir en extremar las precauciones y llevar un cuidado a rajatabla de los sistemas de refrigeración. Septiembre y octubre son meses críticos, por lo que mantener una revisión periódica, un mantenimiento mecánico correcto y diversas tareas de prevención previas al encendido de las torres de refrigeración, se antojan tareas esenciales. Además, ANECPLA recomienda acudir siempre a empresas profesionales y autorizadas ya que estas son conocedoras de los protocolos de actuación, tanto si es para prevenir como para afrontar la presencia de la plaga.







En el mes de octubre no hay que bajar la guardia ante la proliferación de la bacteria de la legionella. Unos días de temperaturas más frescas seguidas del típico “veranillo del melón” supone volver a encender equipos que ya se había apagado para, en teoría, no volver a utilizarlos hasta el próximo verano. Volver a ponerlos en funcionamiento sin el mantenimiento adecuado y necesario puede desencadenar en la aparición de brotes

El riesgo de tener un equipo de climatización, sea una torre o un condensador, fuera de funcionamiento durante días o incluso semanas, y en la mayoría de los casos sin vaciar completamente su circuito de agua, genera un gravísimo problema de proliferación de la bacteria. En esta situación, la bacteria dispone de alimento (acumulación de suciedad durante el periodo en el que el equipo está detenido), así como de una temperatura óptima y de tiempo suficiente (el agua del circuito suele estar estancada y no se recircula) para multiplicarse hasta niveles infectantes para el ser humano.

Recomendaciones de Anecpla para evitar la proliferación de la bacteria durante los meses de septiembre y octubre:

– Vaciar completamente el circuito del equipo, no solo la bandeja de condensación del mismo una vez el equipo deje de usarse.

– Llenar la instalación con agua limpia antes de comenzar las tareas de mantenimiento previo a su puesta en marcha.

– No volver a poner en marcha la instalación sin informar previamente a la empresa que esté contratada para realizar la prevención y control de legionella.

– Coordinar con nuestra empresa de prevención y control de legionela la realización de una limpieza y desinfección de la instalación previa a su puesta en marcha.

– También debe hacerse una limpieza y desinfección de todo el sistema antes de su puesta en marcha si el equipo ha estado parado de manera continuada más de un mes (aún con el circuito vacío) o ha sufrido reparaciones o modificaciones importantes.

– Asegurar que la instalación tenga sistemas que eviten la generación de microgotas superiores a las 5 micras para evitar, en caso de agua contaminada, su dispersión al ambiente.

– Poner en marcha todos los equipos de mantenimiento anexos a la instalación (como purgas automáticas de conductividad, dosificadores de biocida en continuo, sistemas de desinfección mecánicos o biológicos, etc), comprobando su correcto funcionamiento para que asegurar la calidad del agua y eviten la proliferación de la bacteria.

– Asegurar los niveles de recomendados de los parámetros que ayuden a eliminar o controlar la presencia de la Legionella (residual de biocida, temperatura, conductividad y dureza del agua,…) antes de poner en marcha la instalación.

En definitiva, los sistemas de pulverización/nebulización de agua deben cumplir con un mantenimiento sanitario periódico, que debe velar siempre por el correcto funcionamiento: revisión y limpieza mensuales de los filtros,  bombas, conducciones, etc.; revisión, limpieza y desinfección mensual de las boquillas pulverizadoras y, en caso de disponer de depósito o bandeja de agua, limpieza diaria. El control es la principal medida de prevención.

 







Un año más, la Comisión Técnica de AEFYT, Asociación de Empresas del Frío y sus Tecnologías, advierte sobre la importancia de respetar las labores de mantenimiento en los equipos de riesgo de alojar la bacteria de la legionela. Entre ellos, se encuentran los equipos de refrigeración evaporativa, que resultan seguros con un correcto mantenimiento. La Asociación recuerda, además, la necesidad de extremar las precauciones con otros equipos de riesgo, como son los spas o nebulizadores.

En el caso de los equipos de refrigeración evaporativa, los recientes avances técnicos que han implementado son una garantía más de seguridad. El Plan Renove de Torres de Refrigeración en vigor en la Comunidad de Madrid tiene como principal objetivo optimizar el rendimiento energético de las instalaciones de refrigeración y de acondicionamiento de aire con la sustitución de aquellas torres de más de 10 años por otras más modernas y eficaces. Sin embargo, una consecuencia secundaria de la modernización del parque de equipos de refrigeración evaporativa es facilitar su mantenimiento, lo que tiene consecuencias de optimización energética y de seguridad socio-sanitaria.

Los desarrollos técnicos destinados a optimizar el mantenimiento de las torres de refrigeración son, en lo que respecta a los materiales, los rellenos de alta eficacia se han transformado gracias a la utilización de materiales resistentes, fundamentalmente polipropileno y poliéster, que ofrecen una gran resistencia y permiten limpiezas severas; otro componente de la torre en que los materiales han mejorado son los separadores de gotas de alta eficiencia, que han experimentado una evolución similar en cuanto a composición y eficacia a la hora de evitar la salida de gotas de agua al exterior de la torre. Éste último es un aspecto crítico a la hora de transmitir a la atmósfera posibles colonias de bacterias.

La accesibilidad de los equipos de refrigeración evaporativa también es un aspecto fundamental que ha evolucionado drásticamente. Una correcta accesibilidad es una de las mejores garantías de que la limpieza de la torre se podrá realizar correctamente. En este sentido, las torres actuales presentan una accesibilidad extrema a través de puertas amplias que permiten la entrada a las mismas de los equipos técnicos sin ningún problema.

Igualmente, los sistemas para facilitar el drenaje, la limpieza y la toma de muestras se traducen en bandejas inclinadas, plataformas y escaleras que, además, es importante señalar que cumplen las normas más exigentes en materia de seguridad laboral. En este capítulo, merecen mención aparte las ventanas, cuyo diseño evita el paso de luz o agua que lleve suciedad. Impedir el paso de la luz es especialmente importante para evitar que los rayos ultravioletas provoquen las condiciones necesarias para el desarrollo microbiológico en el interior de la torre. Este es, precisamente, uno de los grandes avances experimentados en los últimos tiempos: el sellado de las ventanas es una garantía de seguridad y buen funcionamiento del equipo.

La llegada del verano y las altas temperaturas pueden producir una mayor proliferación y consiguientemente un aumento de la concentración de la bacteria Legionella Pneumophila en el agua de los circuitos abiertos, por lo que conviene recordar la necesidad de realizar un correcto mantenimiento y limpieza de todos los equipos de riesgos contemplados en el Real Decreto 865/2003, de 4 de julio, según las indicaciones que recoge el mismo.

En todo caso, cabe recordar que la legionela se combate en invierno, lo que significa que la labor de mantenimiento se debe realizar durante todo el año. Esto no solo en lo que respecta a los equipos de refrigeración evaporativa, el correcto mantenimiento de otros equipos de riesgo, tales como spas y nebulizadores, a veces se descuida al no tener la misma presión social y administrativa que sufren las torres de refrigeración. Sin embargo, los propietarios deben ser conscientes de la necesidad de realizar un correcto mantenimiento para evitar la posibilidad de proliferación de la bacteria.

Imagen Shutterstock135pixels




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies