HomeEtiquetasPublicaciones etiquetadas a "lavandería"




lavanderias industriales

Los ingresos derivados de la prestación de servicios de lavanderías industriales registraron un crecimiento del 7,4% en 2016 y del 6,9% en 2017, hasta alcanzar los 695 millones de euros. Esta evolución se vio favorecida por la positiva coyuntura económica y el buen comportamiento de la actividad de los principales sectores clientes, según los datos del Observatorio Sectorial DBK de Informa.

La mayor parte del negocio correspondió a los servicios prestados al sector hotelero, el cual representó el 55% del mercado. A continuación se sitúa el sector sanitario, incluyendo hospitales, clínicas y residencias para la tercera edad, suponiendo el 25% de la facturación sectorial. El 20% restante corresponde principalmente a los sectores de restaurantes y empresas industriales.

Futuro esperanzador

Para los próximos años las previsiones apuntan a que continuará el comportamiento positivo del mercado, en paralelo al crecimiento previsto de la actividad de los clientes. Así, se esperan aumentos de la facturación sectorial de en torno al 5-6% anual en el bienio 2018-2019.

En 2017 se contabilizaban unas 815 plantas de procesado de textiles en España, cifra que ha registrado una tendencia creciente en los últimos años. En conjunto, el sector genera un volumen de empleo de unos 11.500 trabajadores.

Mercado concentrado

La estructura de la oferta está formada por un amplio número de compañías de pequeño tamaño que cuentan con una sola planta de procesado y un ámbito de actuación local. No obstante, las primeras posiciones del mercado están ocupadas por empresas de tamaño mediano y grande que acaparan gran parte de la facturación sectorial. Además, el grado de concentración de la oferta se incrementó en el bienio 2016-2017 como consecuencia de operaciones de adquisición de negocios entre empresas.

La sólida posición que han alcanzado los principales competidores queda reflejada en el reparto de las cuotas de mercado, de manera que los cinco primeros operadores en términos de facturación reunieron ya en 2016 el 54% del mercado total, mientras que los diez primeros acapararon el 59%.







sistema rfid resuinsa

Santiago Hernández, gerente de la Lavandería Mogan, ubicada en Gran Canaria, comenzó la andadura en este trabajo hacia 1988. Desde entonces ha conocido de primera mano cómo ha evolucionado el sector, desde realizar todo a mano hasta los actuales avances tecnológicos. Por ejemplo, en aquella época se tardaba hasta dos horas en descargar un camión, cosa que ahora se hace en 10 minutos. A esto se añade la llegada del sistema RFID, implantado en su lavandería, y que se ha convertido en el presente de las lavanderías. Así cuenta de primera mano todo este proceso y cuál es el trabajo de una lavandería.

¿Cómo ha evolucionado la maquinaria de las lavanderías desde vuestros inicios?

Antes teníamos que pasar la ropa nosotros mismos de una lavadora a una centrifugadora, y de ahí a la secadora. Y la plancha también era manual. Por eso, la evolución de la maquinaria ha sido muy satisfactoria en el trabajo. Actualmente, la ropa sale directamente de la lavandería a la plancha e, incluso, la plancha lo hace un 50% mejor que una persona. Además, el transporte también ha cambiado: antes tardábamos dos horas en descargar un camión y ahora lo hacemos en 10 minutos.

¿Qué es lo que hay que tener en cuenta a la hora de mejorar los procesos de lavado? ¿Cómo cuidan la ropa que les llega?

La ropa se clasifica por hotel, si son toallas, si son sábanas, etc., y se lava. La cuidamos exhaustivamente; si hay una mancha en concreto, nos encargamos de ella para que no implique el proceso de lavado del resto de ropa. En el proceso hay que incluir la cantidad recomendada de químicos a la ropa para que se mantenga en perfectas condiciones. Así pues, se realiza una dosificación de los productos que se van a emplear, que se lleva a cabo de forma automáticamente, según los kilos de ropa.

¿Cuántos kilos de textiles lavan al día?

Pasamos de los 200 kilos iniciales a los 9.000 de ahora. En temporada alta llegamos a lavar unos 11.000 kilos de unos 25 hoteles, a lo que hay que añadir la ropa de apartamentos turísticos y restaurantes.

¿Cuáles son las características con las que deben contar los equipos de lavado?

Sobre todo que sean fiables, que se rompan poco, y que el fabricante no engañe, que todo sea tal cual afirma; que las lavadoras sean de acero inoxidable y no de hierro. Pero además de las propias lavadoras, el equipo humano resulta fundamental, ya que las personas son mejores que las máquinas. Reciben formación e información al respecto, para que sepan desde manejar las lavadoras y el producto hasta cómo evitar lesiones.

sistema rfid resuinsa

¿De qué manera tecnologías como el RFID ayudan a mejorar su trabajo?

Con ella sabemos lo que sale del hotel y lo que entra en la lavandería, se repasa de nuevo el material, por lo que al establecimiento llega todo lo que se envió. De esta manera, el cliente confía mucho más en la lavandería porque sabe que no se va a perder nada. Por eso, el RFID es fantástico, ya que nuestros clientes son conscientes de que sus textiles se dejan en un buen sitio.

¿Qué ha supuesto la puesta en marcha de la instalación de textiles en su lavandería?

En primer lugar, que sabemos si la ropa que recibimos se pierde o no y, si sucede, dónde. Además, conocemos la vida de la ropa y si estamos lavando los textiles de forma correcta. La instalación, que nos ha implantado Resuinsa y nos ha abierto un mundo de posibilidades, nos ha llegado a mejorar el rendimiento en un 20% aproximadamente. También creo que la cabina de salida con la que cuenta esta instalación para conocer cuánta ropa sale debería de incluirse en el hotel, así tendríamos un sistema perfecto, ya que también ayuda al hotelero en el recuento, en saber, por ejemplo, si una toalla sigue en su establecimiento o no. Por ello, esto va a ser el futuro de la lavandería industrial. Además, como nosotros facturamos la ropa limpia al hotel sabemos cuántos kilos exactos le vamos a cobrar, por lo que la transparencia es aún mayor. Es decir, mucha ropa nos llega mojada y pesa más, por lo que, al facturar los kilos que salen tras su lavado, lo hacemos de forma real al hotelero.







Lavandería profesional de altos vuelos de la mano de LG

Crystal Line ha dado a conocer la nueva gama de lavandería semiprofesional LG, tras haber llegado a un acuerdo de distribución para la península Ibérica con la multinacional coreana. Esta se basa en 3 premisas fundamentales: la durabilidad, la eficiencia y la facilidad de uso y mantenimiento.

Dispone de un acabado con recubrimiento anticorrosión. Su tambor está directamente unido al motor por lo que, al no haber correa, se evitan vibraciones y se alarga la durabilidad. Incorpora amortiguadores múltiples que absorben las vibraciones y reducen el ruido. Además, incluye un panel de control en acero recubierto, tambor de acero inoxidable y puerta de cristal templado.

Alto rendimiento reduciendo el ahorro energético

La lavandería semi profesional LG cumple los estándares Energy Star que aseguran un ahorro energético y la protección del medio ambiente. El tambor inclinado permite tener mayor nivel de agua utilizando menos. Por su parte, la superficie en relieve del tambor aumenta el contacto con las prendas. Dispone, además, de un sistema que detecta el exceso de espuma durante el ciclo y la reduce para mejorar el rendimiento del lavado. Respecto a la boquilla de atomización de agua, esta empapa la ropa más rápidamente y optimiza el lavado a la vez que rocía la puerta y ayuda a su limpieza.

Por último, el sistema de auto-calentamiento detecta la temperatura del agua y ajusta automáticamente el tiempo de calentamiento ahorrando tiempo y energía. Posee también un sistema de dosificación automática de detergente. En referencia a la secadora, esta controla el flujo de aire/gas mediante el encendido y apagado de la unidad.







Ibernex Ingeniería es una compañía internacional perteneciente al Grupo Pikolin con más de 20 años de experiencia en diseño, desarrollo y fabricación de soluciones modernas e innovadoras de sistemas de comunicaciones y software para la atención asistencial y sectores de seguridad.

En los servicios de lavandería, es muy importante llevar un seguimiento y control de todas las prendas durante todo el proceso de limpieza (lavado, secado, planchado y distribución). Este
proceso presenta dificultades que retrasan el trabajo de los empleados y suponen un gasto adicional.

Ibernex propone un sistema de identificación y clasificación de prendas para lavanderías, basado en tecnología RFID (identificación por radiofrecuencia) y etiquetas adheridas a las
prendas, determinando los Puntos de Control.

Uno de los últimos desarrollos de Ibernex ha sido la Gestión de Lavanderías, que permite un perfecto seguimiento y control de las prendas en cada una de las etapas del proceso de lavado
en una lavandería, facilitando el control y clasificación para su óptima distribución.

Esta solución está basada en tecnología RFID, tecnología utilizada para la identificación de objetos a distancia sin necesidad de contacto físico ni línea de visión. Los usuarios no necesitan
escanear uno a uno los productos, sino que con una sola lectura pueden identificar gran cantidad de etiquetas al mismo tiempo. Además, permite disponer de una trazabilidad total, ya
que es posible conocer por qué operaciones o agentes ha pasado, a través de la escritura/lectura de información en el tag. Asimismo, se puede hacer seguimiento de objetos concretos a lo largo
de la cadena de distribución.







Este lanzamiento renueva por completo el catálogo de lavandería, desde lavadoras y secadoras hasta planchadoras, plegadoras o calandras. Estos nuevos productos están diseñados para proporcionar el mayor rendimiento y productividad teniendo en cuenta la eficiencia energética y el ahorro de tiempo.

 Lavadoras: los modelos de última generación combinan la más reciente tecnología con la máxima calidad de componentes y materiales. Como novedad, se incorpora el nuevo programador Touch Plus Control, una revolución en el sector, que facilita al usuario el manejo de la programación y aporta nuevas características y posibilidades de gestión de la lavandería. La gama de lavadoras incorpora además nuevos modelos de centrifugado alto y estándar, lo que la convierte en una de las gamas más completas del mercado. Todas las lavadoras disponen de los últimos avances en Wet Cleaning y sistemas de ahorro de agua, energía y productos químicos, haciendo de la eficiencia y respeto al medio ambiente una de sus mejores cartas de presentación.

Secadoras: Hay que destacar las secadoras Heat Pump – “High Efficiency” y Green Evolution Plus con ahorros energéticos del 60% y 40% respectivamente. En los nuevos modelos se han incorporado una gran variedad de accesorios y prestaciones enfocados a un mayor aprovechamiento energético y a una reducción del tiempo de secado, tales como el sistema de secado inteligente con su sensor de humedad (iDry), el doble cristal de puerta, el sistema de aireación radial-axial-frente (Total Flow), la recirculación de aire inteligente (Green Flow System) o el aislamiento térmico, entre otros muchos.

Lavadoras de barrera sanitaria: este tipo de maquinaria está pensada para hospitales, residencias o industrias farmacéuticas, cosméticas y nucleares, entre otras. Destacan por su robustez, alta velocidad de centrifugado y fácil instalación, con capacidad desde los 16 hasta los 100 kg. La barrera sanitaria que incluye este tipo de lavadoras, se coloca entre dos espacios como único canal de comunicación y así se evita el contacto entre la ropa limpia y la sucia, lo que impide cualquier tipo de re-contaminación.

Calandras murales: Fagor Industrial presenta una nueva gama de calandras murales con mayor ancho de trabajo en la gama de rodillo 50cm. Ofrece además en toda la gama de calandras, una reducción de consumos energéticos del 25% e incremento de la productividad de hasta el 25%, en los modelos de gas, gracias a su nuevo quemador de gas radiante.

Planchadoras murales: La nueva gama de planchadoras murales es perfecta para pequeñas cantidades de prendas planas para establecimientos tales como restaurantes, pequeños hoteles o albergues. Pueden ser ubicadas en espacios muy reducidos y no requieren apenas de instalación (sólo a la corriente eléctrica) al no tener ningún tipo de extracción ni conexión.

Calandras compactas: están diseñadas para dar el mayor rendimiento y productividad con el máximo ahorro de tiempo y de eficiencia energética. Los nuevos modelos de calentamiento a gas con quemador radiante aumentan la eficiencia energética e incrementan la producción en un 25% en comparación con una calandra con quemador de gas atmosférico. Además, permiten un importante ahorro de espacio ya que se pueden llegar a planchar hasta 290 kg/hora en menos de 27 metros cuadrados. Gracias a su rodillo de 3.300, se pueden planchar y plegar prendas de hasta 3.300 x 3.300 mm.

«Con este nuevo lanzamiento, Fagor Industrial ha dado un gran salto en todo el catálogo de lavandería, no sólo en el diseño, nos hemos renovado por completo con nuevas prestaciones y, como siempre, siguiendo nuestra máxima de comprometernos con la eficiencia energética y respeto al medio ambiente», como declara Ion Sotil, jefe de producto de Onnera Group.

 







La lavandería es estratégica en los centros de mayores porque tiene repercusión directa en tres aspectos: la imagen del centro en cuanto a higiene de sus residentes, la salud de sus residentes por la higiene de la ropa y la cuenta de resultados porque es una partida importante que hay que rentabilizar.

La apuesta por una lavandería interna en los centros de mayores a menudo es fruto de estos tres factores. Además, tener la lavandería en el centro permite un mayor control de la calidad, de la higiene, de los costes, del seguimiento de la ropa (evitando pérdidas) y de la disponibilidad de los stocks de lencería.

Para que la lavandería aporte realmente su valor estratégico hay que tener en cuenta distintas recomendaciones. Roser Zapata, Girbau Laundry Business Expert en Girbau, nos cuenta desde la experiencia de uno de los líderes mundiales en fabricación de equipos de lavandería los principales aspectos a valorar en lavandería geriátrica:

Maquinaria: lavadoras, secadoras y planchadoras.  

La maquinaria tiene que ser fácil de programar y flexible en cuanto a posibilidades de programación para ajustar los procesos a cada tipo de lote de ropa. Es importante que la maquinaria esté pensada para absorber el trabajo habitual del centro, pero también que esté dimensionada para absorber las puntas extra de trabajo. Si los cálculos de producción no se realizan con previsión, la lavandería queda saturada durante toda la semana.

Procesos de lavado específicos. 

Una lavandería geriátrica se sitúa a medio camino entre una lavandería hospitalaria y una comercial. Tiene que aplicar aspectos hospitalarios, en cuanto a pautas de trabajo para tratar ropa potencialmente infectada, y aplicar procesos de desinfección. Pero la dificultad, a diferencia de la lavandería hospitalaria, es que tiene que aplicar estos procesos de desinfección no solo en las sábanas, toallas o uniformes, sino también en la ropa de uso personal de los residentes, a menudo con tejidos delicados. En este sentido, la lavandería geriátrica tiene unos procesos de lavado específicos distintos.

Además tiene que prever tanto el lavado intensivo de ropa resistente (sábanas o toallas por ejemplo) como el de la ropa particular de cada residente, a menudo delicada y que tiene que tratarse con procesos de profesionales de Wet Cleaning para ropa delicada.

Disposición de la maquinaria.

La distribución del equipamiento en el espacio es fundamental para conseguir una lavandería higiénica y rentable. La zona de la ropa sucia tiene que estar separada físicamente de la zona donde se trabaja con la ropa limpia. El diseño tiene que garantizar que la ropa siga un circuito hacia delante (tal y como muestra el gráfico adjunto), de forma que la ropa sucia no se cruce con la ropa limpia.

Cálculo preciso de las necesidades de producción.

Los costes de la partida de lavandería de un centro de mayores dependen de muchas variables como la proporción de residentes válidos y no válidos del centro. No tiene nada que ver la cantidad de ropa por plaza que utiliza una persona válida con la de un residente no válido, que puede doblar la ropa que necesita en función del número de cambios de cama y batas que precisa.

Es imprescindible tener un cálculo de necesidades real ajustado a cada centro de mayores, para después diseñar la lavandería que dé respuesta a estos requerimientos.

• Espacio de la lavandería. 

Tiene que ser un espacio limpio, ordenado y luminoso. Sobre todo, con un diseño que favorezca que sea un espacio higiénico.







El carrusel, contiene aproximadamente 7.000 prendas correspondientes a la uniformidad del personal sanitario de este hospital madrileño, en total (entre colores y tallas) 52 tipos de prendas.

Se trata de un sistema compuesto por 4 puertas que pueden dispensar la ropa de manera simultánea, lo que garantiza que no se generan esperas prolongadas en las horas de más afluencia de personal.

Para su puesta en funcionamiento, a cada usuario se le ha facilitado una tarjeta personal que contiene su “saldo” de prendas (3 casacas y 3 pantalones, identificando color y talla). La máquina dispensa las prendas respetando en todo momento que un mismo usuario no pueda disponer de más de 2 prendas de cada simultáneamente, evitando así el mal uso de las mismas, mejorando la durabilidad del uniforme y evitando gran parte de la pérdida de ropa que siempre hay en este tipo de centro.

Cuando el usuario entrega las prendas para que vayan a lavandería, el sistema activa de nuevo la posibilidad de sacar del carrusel un nuevo uniforme de manera inmediata.

El emperchado de las prendas en los carruseles se realiza de manera manual, encargándose el carrusel de leer el chip de cada prenda, reconocerla y asignarle hueco. Esta carga puede realizarse simultáneamente a la dispensación de ropa en el otro extremo, ya que se da prioridad al usuario que está pidiendo sus prendas.

El carrusel lleva aparejado un sistema informático que permite la explotación de datos referentes a las prendas y usuarios, lo que permite al hospital saber que prendas tienen más ciclos de lavado y por lo tanto deben de retirarse o chequearse para comprobar que siguen siendo válidas.

Para la colocación del carrusel, El Corte Inglés División Empresas tuvo además que realizar previamente la obra de adecuación de un espacio de aproximadamente 200 m2, actuando en techos, suelos y distribución.

La instalación de este carrusel supone un paso más en la automatización de la distribución de la uniformidad del personal de este hospital, que ya en 2010 acometió la instalación de 8 máquinas de dispensación en el módulo de maternidad, también suministradas por El Corte Inglés División Empresas.







Girbau lanza el nuevo DRB, un introductor frontal automático, que se suma a la serie DR.

El DRB introduce automáticamente prendas de distinto tipo y tamaño. En modo automático puede introducir prendas en una o dos vías. Y en modo manual (con o sin asistencia de aspiración en la mesa de introducción), disponible cómo estándar, puede trabajar desde 1 hasta 4 vías de entrada.

Este introductor es un paso más en nuestra estrategia de optimizar al máximo la productividad y la calidad en la fase de planchado, fundamental porque marca el acabado final de una lavandería” afirma el director comercial, marketing y servicios de Girbau Group, Toni Rubiés.

Seguridad, flexibilidad, productividad, eficiencia y durabilidad marcan la diferencia en el DRB que puede procesar hasta 1000 prendas por hora en función del tipo de ropa y el número de estaciones de trabajo.

Orientado a la productividad, el control del DRB (con pantalla táctil a color) es muy fácil de utilizar. Los operarios de la lavandería se familiarizan rápidamente con su funcionamiento. Además, cuenta con el User Protection System, un sistema de puertas que no permiten al usuario acceder a las pinzas de introducción y a los servidores cuando la máquina está en funcionamiento.

La calidad de planchado del DRB es la consecuencia de la suma de la tecnología de las pinzas de sujeción, que introducen las puntas de las prendas en la posición correcta, y del sistema de aspiración y cepillos de desarrugado que introducen la ropa en la calandra sin pliegues ni arrugas.







Resuinsa, a través de su división técnica, ha  trabajado en este proyecto durante dos años con el Instituto Tecnológico Textil, AITEX, y la multinacional Datamars. El resultado una etiqueta electrónica que acompaña a todos sus productos.

La implantación de la tecnología RFID en las prendas textiles que están sometidas a procesos de lavados industriales supone para la lavandería, un avance importante, consiguiendo una disminución de tiempos y errores, e incrementando la productividad. Asimismo repercute en una reducción del impacto ambiental, ya que durante los procesos de lavado se pueden aprovechar las cargas al máximo, mezclando prendas de diferentes clientes, pudiendo, de esta forma, optimizar el uso de detergentes y productos químicos, así como el uso de agua, gas y electricidad.

La identificación por radiofrecuencia (RFID) es una de las tecnologías de mayor expansión en todos los sectores. Uno de los que tiene un mayor potencial de implantación de la tecnología RFID es el sector textil. Los sistemas RFID pueden contribuir de forma significativa a mejorar los procesos de las organizaciones, automatizar la captura de datos, evitar errores, disminuir costes, y finalmente, facilitar la colaboración y el intercambio de información entre cliente y proveedor.

La implantación de esta tecnología en las prendas textiles que están sometidas a procesos de lavados industriales supone también para el sector de las lavanderías una mejora en sus procesos de trabajo además de un gran avance importante.

Instalando un punto de lectura (en la entrada del túnel de lavado) se pueden controlar y contar el número de ciclos de lavado de cada prenda, con lo que podemos conocer el nivel de uso de todos los productos. Actualmente, en la mayoría de las lavanderías, no se mezclan las prendas que proceden de diferentes clientes a la hora de introducirlas en el túnel de lavado, por lo que normalmente las cargas no suelen ser completas. Con la tecnología RFID sí se pueden mezclar ropa de diferentes clientes, porque al disponer cada prenda un chip con un identificador único, al final del ciclo de lavado se podría separar sin problemas. Además, permite optimizar el uso de detergentes y productos químicos, así como el uso de agua, gas y electricidad.

Otros datos de interés que aporta el sistema es la posibilidad de saber la carga real de cada tambor de una lavadora, e incluso conocer la rentabilidad en su lavandería mediante el control de la vida útil de la ropa e informar al cliente final en todo momento del estado de sus pedidos.

Necesidades Técnicas

Dependiendo de las características de la lavandería, se necesitará para la entrada y salida de ropa, además del arco de lectura RFID para carros de entrada y salida con PC táctil, antenas RFID UHF, ordenador de pantalla táctil, baliza y fotocélulas de detección.

Para el control de producción, se necesitará equipamiento de lectura RFID de prendas en el inicio de la cinta del túnel de lavado que incluye un lector RFID, una antena RFID y una caja envolvente de los equipos.

Para el descarte de prendas sucias y defectuosas se precisaría un equipamiento de lectura RFID de prendas durante el proceso de lavado (normalmente antes de pasar por la calandra) que incluye un lector RFID y varias antenas incorporadas en diferentes cajas.

Para el inventario y control de prendas además de un terminal de mano PDARFID con conexión WIFI, sería necesaria una batería, base de carga y software de gestión y para la asignación de código RFIDE a las prendas un kit de codificación de sobremesa y un software de gestión RFID que incluye módulo ITL, así como etiquetas que soporten procesos de lavandería industrial.







Girbau recibió el pasado 11 de diciembre el premio Carlos Ferrer Salat que otorga anualmente Foment del Treball, en la categoría de Medio Ambiente.

La entrega de premios se realizó en la sede de Foment en Barcelona con la presencia del presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el rey Felipe VI, entre otras autoridades y representantes del mundo empresarial.

El jurado de Foment ha distinguido a Girbau por “la continua implementación de mejoras tecnológicas en el diseño de máquinas para reducir el impacto ambiental”.

Los premios Carles Ferrer Salat quieren agradecer “el esfuerzo y la determinación de empresarios liberales, abiertos y defensores del conocimiento y el diálogo”, según Foment.

El galardón reconoce la apuesta de Girbau por el ecodiseño por haber permitido reducir el consumo de agua y energía en todas las máquinas que fabrica en un sector, en el que la eficiencia energética es clave para la rentabilidad de los negocios.

La inversión del 3,5% de su facturación anual en innovación e investigación trabajando junto a universidades como la UPC ha permitido a Girbau los últimos 15 años reducir hasta el 23% el tiempo de los procesos de su maquinaria y el consumo de agua en un 59%.

El director general de Girbau, Pere Girbau Pous, que recogió el premio destacó que “es un reconocimiento al equipo humano de la empresa, que siempre ha trabajado orientado a la mejora de la eficiencia y la sostenibilidad, así como en la aportación de valor a los clientes mediante el ahorro y la rentabilidad que conllevan estos dos ejes “.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies