HomeEtiquetasPublicaciones etiquetadas a "Healthy food"




smeg

El calor y el buen tiempo invitan a optar por alimentos y platos elaborados más saludables. La vida sana sigue ganando adeptos entre la población ya que la llamada healthy food no solo es beneficiossa para el organismo, sino que también mejora el bienestar mental.

En este sentido y con el objetivo de alimentar esta tendencia beneficiosa, Smeg posee entre su oferta electrodomésticos como la batidora de mano HBF02, la licuadora SJF01 y la batidora BLF01.

Por un lado, la licuadora SJF01 de la firma trabaja a baja velocidad para mantener el alimento en frío y así no perder las proteínas principales del producto obteniendo el mejor resultado. Por otro lado, la batidora BLF01 dispone de vaso bottle to go BGF01 como accesorio, el cual facilita el poder llevar los batidos recién hechos a cualquier parte, muy práctico en este caso para la temporada de verano.







Siete claves para ofrecer platos saludables atractivos a los comensales

Aunque las cosas están cambiando, la comida saludable arrastra el sambenito de ser aburrida. “Cuando se habla de alimentación saludable y sostenible es tan importante lo que se come, como la forma de hacerlo y las características del lugar donde tiene lugar la experiencia. Hay que pensar que la alimentación está muy vinculada con la psicología”, señala Yolanda Sala, miembro del Comité Técnico Consultivo de Healthia Certification, el primer sello internacional de alimentación saludable dirigido al sector hotelero, además de coautora del libro “A 90 cm sobre el suelo. Arquitectura de los restaurantes: instalaciones sostenibles de alta cocina”, obra ganadora del galardón francés Premio Gourmand.

A continuación, esta prestigiosa experta ofrece siete claves a los restaurantes para incrementar el atractivo de los platos saludables:

1. Mise en place

Es importante elegir bien el mantel y la vajilla. Una sopa de cebolla, por ejemplo, presentada en un bol blanco, transmite la sensación de frío, algo que se puede evitar sirviéndola en un cuenco color tierra. Algunos estudios realizados en EE.UU. citados por Sala indican que hay que tener especial cuidado con los platos de color azul marino pues se ha comprobado que retraen el apetito. Al respecto, mientras los colores oscuros transmiten calidez (por lo que son especialmente indicados para los platos que se sirven calientes), los tonos blancos sugieren frescura (una ensalada servida en un plato de este color parecerá más fresca).

2. Colores

Dado que los millennials y, en general, las nuevas generaciones, cada vez comen más con los ojos, es importante fijarse en los colores de los ingredientes. Según dos investigaciones de la Universidad de Cornell (EE.UU.), los niños y los adultos no tienen las mismas preferencias cromáticas. Así, mientras los más pequeños consideran que el “plato ideal” ha de estar compuesto por 7 alimentos distintos, con 6 colores diferentes, los adultos se decantan porque haya 3 alimentos de 3 colores. Según Sala, si se trata de estimular el apetito, estos 3 colores han de coordinarse, de manera que “dos de ellos combinen entre sí y el tercero sea disonante o resalte”, subraya. La regla general es: cada color informa del contenido nutricional predominante que suministra el alimento en cuestión (mientras los vegetales anaranjados proporcionan carotenos, los morados aportan antiocinas, los rojos licopeno y los verdes clorofila, por ejemplo).

Además, algunos estudios han intentado averiguar cómo influye la edad en la predilección por un determinado color. Según estas investigaciones, el color naranja es el preferido de las personas que tienen entre 10 y 20 años. Por su parte, el rojo suele ser el color fetiche de los niños de entre uno y 10 años de edad, lo que no está de más tener en cuenta para ofrecerles alimentos de ese mismo color (sandía, fresas, tomate, etc.). En cuanto al verde, es el color predilecto de las personas que tienen entre 30 y 40 años, mientras el lila (moras, arándanos, col lombarda, etc.) acostumbra a triunfar entre los mayores de 50 años.

3. Textura

“Es aconsejable encontrar dentro de un mismo plato texturas diferentes y, por ejemplo, combinar una textura blanda con otra más crujiente”, indica Sala, quien es miembro emérito de la Academia Española de Nutrición y Dietética. Por ejemplo, una crema de calabaza (de textura blanda) se puede acompañar con picatostes horneados para que el plato sea más apetecible. Al respecto, los productos vegetales permiten innumerables texturas crujientes, cada vez más del agrado de los comensales. Así, se pueden hacer aperitivos tan crujientes como sanos a partir de yuca, berenjena, zanahoria, etc.

4. Volumen

Un plato tiene que transmitir cierta sensación de voluminosidad, es decir, los diferentes alimentos no deben disponerse solo horizontalmente, sino también ordenarse en el plano vertical (algo que puede conseguirse superponiendo varios alimentos o repartiéndolos de modo que ocupen diferentes alturas).

5. Frescura

Aquí la clave es que los alimentos sean frescos, preferiblemente de kilómetro cero y cultivados respetando el medio ambiente y la sostenibilidad, aunque subsidiariamente se puede jugar con los colores para incrementar esta percepción (los verdes, azules y amarillos transmiten frescura, mientras los rojos, naranjas y marrones denotan calidez). Por su parte, “la sensación de frescura en ensaladas y macedonias se consigue con una adecuada temperatura de servicio (10 grados centígrados)”, informa Sala.

6. Descripción

Cuanto mejor descrito está un plato saludable, más dispuesto se muestra el cliente a pagar por él, según una investigación de la Universidad de Illinois (EE.UU.). Según el citado estudio, los restaurantes que incluyen una acertada descripción de los platos tienen un 27% más de ventas que aquellos que se enuncian con parquedad. No es lo mismo leer en la carta “Hamburguesa de tofu”, que “Hamburguesa de tofu con frutos rojos, tomates de huerta ecológica y rulo de cabra de corteza enmohecida”. Se recomienda, en un lugar aparte, detallar el contenido completo del plato para aquellos que deseen consultar el listado completo de ingredientes para comprobar si la propuesta gastronómica es compatible con algunas alergias e intolerancias alimentarias. Finalmente, no está de más en determinados casos añadir la procedencia geográfica del alimento para resaltar su calidad y, por tanto, justificar un precio más alto. Utilizar etiquetas como “guisantes del Maresme”, “gambas de Denia” o “espárragos de Tudela” resulta una forma de llamar la atención y de reforzar la autenticidad del plato.

7. Lugar de la carta

Tradicionalmente, la esquina superior derecha de la carta, la esquina inferior izquierda y el centro estaban considerados los mejores lugares, al comprobarse que la vista de los clientes tiende a posarse allí. Sin embargo, la tendencia es que las cartas no sean tan extensas como hace unos años, ya que gran parte de la población ha dejado de tener paciencia para leer textos largos. Ante ello, Sala recomienda que la carta sea corta y cambiante “pues da a entender que hay más rotación de alimentos y que estos no llevan largo tiempo congelados o fueron cocinados con demasiada antelación”, reflexiona.







comida saludable

“Los consumidores están hambrientos de alimentos que no expandan sus cinturas y contribuyan a mejorar su bienestar. Ignorar este hecho es como perder oportunidades de negocio”, señala Martina Miserachs, fundadora de Healthia Certification, el primer y único sello internacional de alimentación saludable dirigido al sector hotelero.

Según los principales observatorios de tendencias (Nielsen, Mintel, etc.), la aparición de un consumidor hiper-conectado, hiper-informado y protagonista de su salud, está llevando a amplios sectores de la población a identificar los productos bajos en sal, en azúcar y en grasas saturadas con algo positivo. Paralelamente, una parte de los consumidores está optando por reducir el consumo de proteínas animales para contribuir a la sostenibilidad del planeta.

“El sector hotelero tiene ante sí el reto de dar respuesta a las nuevas demandas de los huéspedes. El hecho de que proliferen los restaurantes de comida vegetariana y los locales de comida sana, debería llevar a la reflexión: si los clientes no encuentran el tipo de comida que desean en el hotel donde se alojan, la buscarán en otros establecimientos cercanos”, advierte Miserachs.

¿Qué tipo de comida buscan?

Según diversas investigaciones, los encuestados consideran que los hoteles podrían elaborar menús más saludables añadiendo más verduras frescas, más fruta, más platos bajos en calorías, más medias raciones, más bebidas lights, más comidas bajas en grasa y más opciones vegetarianas. Los alimentos clean-label, de los que hablamos hace unas semanas, resumen a la perfección el tipo de comida que buscan estos clientes.

comida saludable

shutterstock

Casos de éxito muy saludables

En el momento presente, un número creciente de establecimientos está intentando contentar a los clientes más concienciados con la salud. Al respecto, mientras los hoteles Hyatt se han asociado con la marca de salud integral Be Well para garantizar opciones de menús saludables, Westin Hotels & Resorts dispone de un menú denominado SuperFoodsRX (que ofrece, incluso, platos orientados a mejorar la calidad del sueño), así como habitaciones equipadas con cintas de correr y bicicletas estáticas.

Por su parte, Even Hotels ha puesto en funcionamiento una novedosa estrategia encaminada a marcar la diferencia respecto a otros establecimientos de precio medio, ampliando su carta de recetas saludables, así como ofreciendo vídeos guiados y equipamiento básico para practicar ejercicio en la habitación(bandas elásticas, una pelota de pilates, una estera de yoga, etc.) En cuanto a Ritz-Carlton, ofrece desde hace tiempo sesiones de yoga privadas y semi-privadas, huertos orgánicos de hierbas y hortalizas, así como comidas “de la granja a la mesa” para convertirse también en un referente en todo lo relacionado con la salud integral.

Pero hay más ejemplos: Swisôtel creó en su día su Vitality Program para que sus huéspedes se sintieran como en casa, con una amplia selección de alimentos saludables. Finalmente (aunque hay más ejemplos), el exclusivo hotel Dream de Manhattan (un icono para las celebridades) ha creado el paquete “Brain, Booty, & Beauty” que incluye yoga al amanecer todos los días, cenas y comidas saludables, clases de SoulCycle, masajes y zumos prensados en frío de la marca Liquiteria.

set de verduras

shutterstock

Las cuentas mejoran…

Con el fin de ayudar a los hoteles a cubrir esta creciente demanda, Healthia Certification asesora y acredita a aquellos hoteles que garantizan a sus huéspedes la posibilidad de seguir una alimentación saludable en cualquier momento del día, sin que ello presuponga limitar el resto de la oferta gastronómica del establecimiento en el que se alojan.

Para los expertos, la principal razón por la que muchos hoteles están dando una vuelta de tuerca a su oferta culinaria es aumentar y diversificar la rentabilidad del negocio a través de la alimentación y el wellness, así como para proyectar una imagen corporativa acorde con los nuevos tiempos.

También en España algunos hoteles comienzan a ofrecer más comida saludable para atraer a nuevos comensales y conseguir mejores resultados. Así, según un estudio realizado entre octubre de 2015 y diciembre de 2016 por el Observatorio de Healthia Certification en un hotel certificado de Barcelona de cuatro estrellas y sobre más de 9.000 menús, la facturación de su restaurante creció un 10% tras ofrecer explícitamente comida saludable.

En total, sobre una oferta del 34% de platos saludables, los clientes del hotel objeto del estudio eligieron el 41% de los platos servidos identificados como saludables. En concreto, fue en los platos principales (o segundos platos) donde hubo una mejor acogida: pese a representar únicamente el 35% del total de la carta, los clientes eligieron en un 51% las propuestas más sanas tras incorporarse a la carta. A modo de curiosidad, incluso en los meses de invierno, dónde el cuidado de la dieta no es tan evidente, los clientes continuaron eligiendo opciones saludables en un 45% de los casos, pese a que solamente tres de cada diez platos estaban bendecidos por esta etiqueta.

A juicio de Martina Miserachs, presidenta de Healthia Certification, “si al incremento de la facturación se le suma que la materia prima llega a ser hasta un 20% más económica, el diagnóstico no deja lugar a dudas: cada vez más hoteles incluirán opciones de comida saludable, sin tener que renunciar a su idiosincrasia”.







La corriente internacional “Healthy food”, que promueve cambios de hábitos alimenticios entre la población, ha llegado para quedarse. Un movimiento natural al que Zumex Group se ha sumado desde sus inicios y que ahora sigue impulsando con su nueva campaña “Refresh your world”, a través de las distintas plataformas online con las que la firma cuenta en las redes sociales. Una campaña que arranca ahora y que estará en marcha, al menos, hasta final de año.

La firma de desarrollo de tecnología innovadora para el exprimido, ha decidido dar un paso más para convencer de la importancia de apostar por una alimentación más sana. “Buscamos contagiar al público sobre las bondades del consumo de jugos de frutas y verduras, con imágenes atractivas, modernas y divertidas. Queremos llamar a la acción e invitar a disfrutar el lado healthy de la vida, que cuando veas una de nuestras imágenes sientas realmente que quieres sumarte al movimiento natural y aprovechar la energía y el sabor que te ofrece un buen zumo”, explica Silvia Pérez, responsable de Comunicación y Marketing de Zumex Group.

De esta manera, la compañía busca despertar la pasión por lo natural, por el consumo de zumos, smoothies o green juices a través de sus plataformas en Facebook, Twitter, Pinterest e Instagram.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies