HomeA fondo



coreco vitrina frio

Para tener una visión panorámica del momento del mercado de equipamiento de frío en el sector hostelero acudimos a Manuel Mellado, Product Manager de Coreco.

—¿En qué momento se encuentra el segmento especializado en equipamiento de frío?

Lo que hasta ahora estaba funcionando y tenía una demanda constante, ha quedado aparcado. No quiero decir con esto que haya que olvidarlo, en absoluto, tiene continuidad; pero su radio de acción ha quedado reducido, empujado por una realidad que se ha abierto camino y expandido de forma notable.

Han entrado a formar parte de nuestro día a día conceptos como el food service, food tech, ecológico, vegetariano, vegano, flexitarismo, locavorismo, practicidad, fusión, eco-diseño, eficiencia energética, franquicia, snaking, take away… y otros muchos que seguro dejo por mencionar. Todo esto, respaldado por la influencia de figuras de la gastronomía que han entrado a nuestras casas a través de los medios de comunicación.

Nada de todo esto ha caído en saco roto. Como consumidores hemos tomado conciencia sobre lo que antes pasaba desapercibido: el impacto que nuestra actitud tiene en el medio ambiente y en nosotros mismos; ahora reconocemos lo que es bueno o mejor para nuestro bienestar.

—¿Ha afectado esta toma de conciencia al sector del frío?

Restaurar el daño causado a la naturaleza y sanar nuestra «mermada» salud pasan a ser preocupaciones que para superarlas precisan de tecnología y nuevos hábitos. Todo esto empuja al sector a desarrollarse para seguir el ímpetu que marca la realidad que mueve ahora al sector. Hay una nueva demanda de productos que, para ser compatibles con lo que de ellos se espera, deben ser obtenidos o procesados de otra forma. Tanto los alimentos como el equipamiento que intervenga en el proceso hasta que el plato llegue a nuestra mesa. Todo se incluye en un mismo ciclo cuyo objetivo consiste en servir mejor a nuestro bienestar, contaminando menos y cuidando más nuestra salud. Se trata de pasar del «fast food» al «fast & cool food», equilibrio alimenticio sin perder el placer de comer; seguir viviendo experiencias que además sean sanas y sostenibles, muchas veces consecuencia de la fusión de culturas, generando un crecimiento responsable del sector.

Necesidades globales y locales

No solo es el momento de retomar hábitos olvidados durante un tiempo, sino que nos toca innovar y apoyarnos en la tecnología. Innovar tanto en técnica como en creatividad. Si nuestro sector era complejo y competitivo ya de por si, ahora desarrollamos herramientas y productos que responden a estas nuevas demandas a todos los países de los cinco continentes donde exportamos. Cada uno de ellos presenta necesidades «globales» pero también «locales» y nuestro reto es poder cubrirlos con nuestra oferta.

—¿Qué familias de producto han experimentado mayor crecimiento en 2018?

El hecho de estar en tantos mercados, diversifica aún más la demanda, por lo que los crecimientos son más globales que antes cuando los mercados eran más determinados.

—¿Qué tendencias y novedades veremos en el año que comienza?

Cada vez tendremos más demanda de equipos donde el consumo eléctrico resulte diferenciador. Los mercados se están moviendo en esta línea con rapidez, si bien aún quedan pendientes una serie de pasos que los legisladores deben dar para que podamos emplear, de forma más acorde con la realidad del sector, ciertas soluciones como son los gases hidrocarburos en los equipos autocontenidos.

coreco camara refrigeracion

—Desde su experiencia, ¿qué modelos de negocio han experimentado mayor crecimiento en hostelería en los últimos años relacionadas con los equipos de frío?

Desde mi punto de vista técnico, el trabajar junto a los equipos comerciales me ha permitido conocer de primera mano en los diferentes mercados y colaborar de forma directa en las soluciones que Coreco ha puesto a su disposición. Las franquicias se abren camino con paso rápido. Esto significa que los mismos modelos de negocio hostelero se reproducen con poca diferencia en cualquier parte. Estos modelos, impulsan lo que antes comentaba desde el punto de vista de la maquinaria: equipos más eficientes energéticamente, diseñados y fabricados acordes con las regulaciones cada vez más exigentes.

Buena parte de estos nuevos conceptos de negocio hostelero llevan implícitos el «take away», el poder llevar a casa la comida para seguir disfrutando a domicilio de la experiencia gastronómica. Los locales donde se muestran al cliente los procesos de preparación o los platos ya envasados a la entrada de los locales, crecen de forma sensible. Por este motivo hemos desarrollado soluciones profesionales para este tipo de necesidades particulares que ya se han convertido en un estándar de catálogo.

A lo anterior sumaría también las cocinas a la vista del cliente, el «show cooking» que de forma directa afecta a la estética de todo lo que está a la vista del público en esa cocina. Así, los equipos, además de funcionar como de ellos se espera, deben transmitir solidez a los ojos de quien no es hostelero profesional. Quiero añadir que estos modelos de hostelería suelen ser más efímeros en el tiempo, por lo que su equipamiento también debe cumplir ciertos requisitos de «movilidad», como las cámaras frigoríficas modulares.

—¿Cómo se refleja el auge de tendencias gastronómicas como alimentación ecológica, saludable y natural en la comercialización de equipos de frío?

Estas tendencias, piden que los equipos de frío, además de mantener la temperatura,conserven las cualidades de los alimentos. Cada vez se utiliza más producto fresco y menos el procesado, por lo que hemos tenido que adaptar los equipos a esta exigencia.

—¿Cómo trabajan para adaptarse a los constantes cambios en las demandas del mercado así como a las nuevas directivas de refrigerantes de la UE?

Nos adaptamos a los constantes cambios y demandas del mercado, conociéndolos de primera mano y estudiando todo lo relacionado con ellos, analizando, proponiendo y evaluando las soluciones que pensamos pueden ser válidas.

Para Coreco, la nueva directiva de refrigerantes de la UE es un tema viejo, llevamos años trabajando en lo que para otros pueda ser una novedad. El camino que obliga a los fabricantes a usar hidrocarburos en lugar de los gases «tradicionales» lleva escrito muchos años y en esa línea nos hemos estado moviendo. Tenemos la producción adaptada a gases R290 y R600a desde hace años, si bien la demanda de estos equipos no ha crecido, hasta ahora, con la velocidad que podía preverse en un principio. No hay que olvidar que todos los mercados no van en la línea de la UE, no todos los países han legislado al respecto y esto está siendo un freno al uso generalizado de hidrocarburos en los cinco continentes. Cabe esperar que en breve, al igual que pasó con las neveras domésticas, se globalice el uso de estos gases.

No hay Comentarios

Deja un comentario