HomeRevistaMAB HOSTELERO



buffet

Un restaurante estilo buffet es un atractivo de cara al comensal muy potente. Sin ir más lejos, el pasado año fue uno de los estilos mencionados en un portal tan prestigioso como El Tenedor dentro del mundo de la restauración. El truco está en ofrecer variedad culinaria, con un gran foco en la comida sana y de calidad, alejando así a este modelo de restaurante del tópico de “mucha comida, barata y de calidad pasable”.

Porque no es un secreto que el consumidor ha mutado. Ya no se contenta con cualquier cosa. No lo hace con la comida, ni con el diseño del local, ni con la maquinaria que lo compone. Busca atracción e innovación, busca un lugar especial en el que pasar unos momentos tan importantes del día como son el desayuno, la comida o la cena. Claro que quiere variedad, pero también un espacio que le atraiga y le invite a volver. Comer es un placer, no lo olvidemos.

Un ojo a la distribución del espacio

Obviamente, el punto fuerte del local está en la comida y el diseño, pero hay una parte previa importantísima que influirá de manera decisiva en el devenir del negocio: la distribución del buffet. Rafael González del Castillo, director de La Neoteca, un estudio de arquitectura, y Editeca, una escuela de formación online para arquitectos e ingenieros, nos aporta algo de luz sobre el buffet ideal: “Creo que la distribución más óptima es una circulación con flujo central, con comensales sentados en el perímetro y toda la parte de buffet en la zona central. Por su puesto, todo depende del espacio arquitectónico donde nos encontremos, pero con una distribución central se optimiza el flujo de comensales y camareros en una misma dirección“.

González del Castillo apuesta por un modelo atractivo y práctico, pensando tanto en los comensales como en los trabajadores del buffet. Ante todo agilidad: facilidad tanto para levantarse y servirse los diferentes productos, como para recoger los platos y demás elementos de vajilla y menaje que los clientes vayan utilizando. Aquí, de nuevo, la maquinaria juega un papel vital para, en conjunto, ser un buffet perfecto.

Buffet en hotel vs Buffet en restaurante
Aunque a priori puede parecer que deberían tener una distribución diferente, el complejo es más similar de lo que parece, al menos en opinión de Rafael González del Castillo Sancho: “La gran diferencia radica en el control de acceso y pago. La entrada tiene que estar más definida, con un flujo de entrada y otro de salida, que se puede definir perfectamente con mobiliario. El resto de las diferencias radicarían en el espacio arquitectónico en el que nos encontremos”. Así, ¿cambiaría, por tanto, el diseño del buffet dependiente de uno u otro caso? Para el director de Neoteca y Editeca, no: “Lo que sería la disposición de comidas y bebidas, las seguiría manteniendo igual con una circulación central disponiendo las mesas en el perímetro. Siempre considero que esa disposición es la ideal”

Diferencia entre desayuno, por un lado, y comida y cena, por otro

La comida de las diferentes partes del día no es la misma, normal, aunque, eso sí, cada vez más se está apostando por un desayuno rico en variedad. Eso de “es la comida más importante del día” brilla más que nunca, probablemente ligado al imperio de un estilo de vida saludable en una parte creciente de la población. En este sentido, dotar al buffet de maquinaria que favorezca el frescor de los alimentos expuestos y su puesta a punto en el momento (vitrinas, microondas, hornos, cubetas, tostadoras…), es todo un must.

Acompañando a los productos y máquinas, de nuevo la distribución del espacio acapara gran importancia, diferenciándose claramente los distintos momentos del día. Así nos lo cuenta Rafael González del Castillo: «En referencia al diseño de un buffet, podríamos diferenciar el desayuno de la comida y la cena. En el desayuno, las bebidas son más personalizadas con lo que conlleva más trabajo para los camareros, así que la distribución sí que debería variar. Por ello, quizás posicionar la zona de bebidas en el perímetro sería más idóneo, pero todo vuelve a depender del espacio arquitectónico. Para la comida y la cena, la mejor distribución es la zona central si el espacio lo permite», concluye Rafael.

No te pierdas a los protagonistas

 

Scotsman

Blanco Professional

Lada

Mirror

 


Periodista de Mab Hostelero e Infohostelero. Graduada en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid y la Universidad de Santiago de Compostela.


No hay Comentarios

Deja un comentario