HomeRevistaMAB HOSTELERO



quinta gama web

El cliente siempre quiere más. Persigue los sabores más sofisticados, los aromas más exóticos. Y lo quiere sin tener que pagar cantidades desorbitadas por ello. Desea trasladar su paladar a la lejana Indonesia para hacerlo virar posteriormente a las lujosas calles de París. En resumen, exige refinadas elaboraciones culinarias que poder disfrutar al momento. La quinta gama es la solución para aquellos restaurantes que apuestan por la textura, aroma y sabor propios de un plato recién hecho, pero en la mitad de tiempo.

La combinación entre gastronomía y tecnología aporta auténticas maravillas que facilitan mucho la vida de los restaurantes y de los profesionales de la hostelería.  La enorme demanda de platos que aporten soluciones a los grandes restaurantes, o bien la homogeneidad que se persigue en los menús y elaborados de las cadenas, franquicias y demás establecimientos que presenten una oferta global de platos, ha obligado al sector a investigar en esta línea de la quinta gama, una serie de platos y productos que, aunque puedan parecer precocinados, no tienen nada que ver.

Durante los últimos años ha habido un notable crecimiento de este tipo de cocina, bajo cuyo nombre se agrupa la comida que ha sido cocinada y posteriormente envasada para su futura comercialización. Así, en la actualidad, hay muchos restaurantes que compran platos ya elaborados, para posteriormente calentarlos y servirlos.

Pero esta definición puede llevar a engaño. Como se decía más arriba, no se trata de comida precocinada, pues la quinta gama va mucho más allá. Los platos incluidos en esta categoría están minuciosamente elaborados con las técnicas culinarias más exquisitas, para su posterior envasado y conservación, haciendo uso de las tecnologías más avanzadas del mercado, la cual permite que estos productos mantengan sus cualidades gastronómicas y nutricionales intactas. Estas comidas poseen la textura, el aroma y el sabor propios de un plato recién hecho y difieren notablemente de lo que conocíamos hasta ahora como un plato precocinado.

Reducción de costes

02 quinta gama webEl éxito de este tipo de cocina radica en la reducción de costes que supone para el hostelero, que ya no requiere invertir en grandes cocinas ni contratar a experimentados chefs, poniendo al alcance de cualquier establecimiento platos de alta calidad en un periodo de tiempo muy corto y a un precio muy razonable. Además, el grado de profesionalidad y complejidad de los mismos hace muy difícil que el cliente distinga si es un plato previamente elaborado y envasado o está recién cocinado por un experimentado cocinero.

Este tipo de cocina proporciona a los establecimientos un sinfín de ventajas, sobre todo en cuanto a ahorro económico y de tiempo. En la actualidad es una técnica muy extendida entre los restaurantes de nuestro país, ya que permite una mayor variedad en la oferta gastronómica para responder a la clientela más exquisita.

Este nuevo e innovador modelo de consumo de alimentos necesita también de la cadena de conservación y mantenimiento para que perdure en óptimo estado sus características organolépticas.

Debido a su componente tecnológica, satisfacen mejor el nuevo modelo de consumo de alimentos, que reconsidera los alimentos de producción ecológica.

En conclusión, a diferencia de la primera gama (el producto fresco), o la cuarta (la materia prima cortada y preparada para cocinar), la quinta ha traído a la gastronomía platos ya preparados y envasados, listos para servir con un golpe de calor. Y la diferencia con la cocina “de toda la vida” es (casi) imperceptible.

Alta temperaturas y rápido congelado

La denominación de quinta gama garantiza la seguridad de un alimento y la conservación de su textura y cualidades organolépticas originales y es el resultado de la aplicación de las nuevas tecnologías a la gastronomía. A estos platos se les aplican temperaturas altas de cocinado y los métodos de enfriamiento más rápidos, con ultracongelado, para asegurar una óptima distribución. Su calidad perdura mucho tiempo después de haber sido cocinado y llevan incorporadas instrucciones de producto para que en ningún momento pierdan calidad. El objetivo es que el plato mantenga su calidad y sabor originales durante mucho tiempo, entre 90 y 120 días después de haber sido cocinado.

El envasado al vacío

La cocina al vacío está extendiéndose a pasos agigantados desde la última década. Y los productos de quinta gama tienen gran parte de culpa. Aun así, si no fuera por el avance que suponen los procesos como el envasado al vacío, el envasado de platos elaborados o el envasado en atmósfera modificada, habrían sido imposibles.

El proceso de cocinado, desde la compra de los alimentos hasta la llegada del plato a la mesa del comensal, es, hoy en día, una cadena perfectamente engrasada con la ayuda de las nuevas envasadoras al vacío. Estas máquinas auxiliares garantizan una producción estandarizada en la cocina, lo que permite llevar a cabo compras estratégicas.

Pero si las posibilidades de ahorro económico parecen infinitas, las envasadoras al vacío se han convertido en una herramienta fundamental en la seguridad alimentaria. Junto con los abatidores de temperatura, facilitan el mantenimiento de los alimentos en óptimas condiciones durante más tiempo y con total seguridad. Unido a que mantiene la calidad organoléptica y disminuye las mermas.

Un elemento complementario

Por último, cabe hacer hincapié en que los productos de quinta gama constituyen un elemento complementario que aporta multitud de ventajas a la oferta gastronómica del restaurante, al tiempo que facilita la labor del personal de cocina. ¡La labor del cocinero y del personal del restaurante es irreemplazable y constituyen el principal elemento diferenciador del establecimiento!

quinta gama web 03


7 beneficios de los productos de quinta gama

Son muchas las ventajas que esconden estos alimentos de quinta gama. Aquí os damos algunas:

  • Rapidez. Se trata de la principal ventaja de la quinta gama. No tener que estar durante horas en la cocina y que con tan solo unos minutos consigas unas propiedades como si estuviera recién hecho, para aprovechar ese tiempo en realizar otros platos y gestiones.
  • Facilidad. El proceso para conseguir el plato además es muy sencillo, como mucho, basta con abrir y calentar, nada más.
  • Sabor. Sabes que va a tener un sabor perfecto, que no va a quedar ni dulce ni salado y que ni le va a sobrar ni le va a faltar ningún ingrediente.
    Caducidad. Duran más que los alimentos frescos y puedes tenerlos almacenados en el congelador el tiempo suficiente para que puedas organizar tu stock.
  • Variedad. Son la manera perfecta de poder ofrecer una mayor cantidad de platos en tu carta, sin que ello te suponga tener el almacén a rebosar, tener una cocina gigante ni contratar a más personal.
  • Seguridad. Reducción de los riesgos sanitarios, ya que la quinta gama se elabora siguiendo estrictos controles de producción y cumpliendo con la legislación vigente. Además, como se encuentran envasados hasta el momento en que son regenerados y preparados para servirlos, se reduce exponencialmente las probabilidades de que exista una contaminación cruzada.
  • Eficacia. La quinta gama ayuda a aprovechar bien los recursos, sin que haya mermas de producto, además de ganar espacio en la cocina.

Marcas que no puedes perderte

No hay Comentarios

Deja un comentario