HomeAuxiliar



Persax

La suciedad y mala imagen que ocasionan los grafitis es una realidad a la que se enfrentan muchos negocios hosteleros y que va en detrimento de la imagen del establecimiento. Para poner fin a esta situación, desarrollan un nuevo sistema antigrafiti para persianas y puertas, que evita que se penetren las tinturas en la superficie de la puerta.

Persax lanza el nuevo sistema antigrafiti para persianas y puertas, con el que comercios pueden proteger su imagen. “La primera imagen es la invita a entrar al interior, la que crea atracción en el consumidor, que sólo tarda unos minutos en decidir si le gusta un producto o no. Por eso es fundamental cuidar la entrada de nuestro negocio y esta nueva solución permite precisamente esto, ofrecer siempre una imagen de calidad hacia el exterior. La buena imagen empieza desde la misma entrada, que es la carta de presentación. Este sistema permite además dar un acabado personalizado, gracias a la imprimación de la foto, logotipo o imagen que  se desee sobre la puerta, con total garantía de durabilidad al exterior”,  de la imagen que se desee en toda la puerta”, explica Beatriz Ochoa, directora de marketing de Persax.

Los grafitis y pintadas se realizan con distintas tinturas a base de aerosoles, ácidos, pinturas plásticas o rotuladores que penetran en los poros de las superficie de las puertas, llegando a fijarse. Sin poder limpiarlo ni hacerlo desaparecer, lo que daña gravemente la imagen del negocio.

La nueva solución antigrafiti de Persax para cierres enrollables de comercios y garajes permite la rápida limpieza y desaparición total de este tipo de pintadas producidas ya sea con sprays acrílicos o para superficies de hierro, rotuladores permanentes o incluso pintalabios. ¿Cómo lo hace? Impidiendo que estas tinturas penetren en la superficie porosa y se adhiera de forma permanente, al cerrar el poro del acabado de la puerta. De esta forma, se facilita la limpieza con simple agua. “La pintura en polvo con la que lacamos estas persianas son especiales, y en lugar de ser de poliéster son de Poliuratano. Tienen una formulación especial que hacen que una vez polimerizadas, cierren el poro y sean impenetrables para cualquier agente externo, como son las tintas, pero también la suciedad. Son muy fáciles de limpiar en sitios donde se puedan ensuciar de polvo, grasa, hollín, etc”, explica Beatriz Ochoa, directora de marketing de Persax.

Al contener una fórmula que cierra el poro, se consigue que ningún agente externo pueda penetrar. Algo que las hace también resistentes a numerosos agentes químicos, por lo que se pueden limpiar con productos como acetona, sin miedo a desgaste o pérdida del color o el brillo.

No hay Comentarios

Deja un comentario