HomeAuxiliar



Crece la importancia de la innovación tecnológica

Aunque la crisis económica sigue presente en estos tres campos, y muy especialmente en el de los consumidores, el cuadro general muestra también movimientos en el sector que apuntan a nuevas oportunidades de negocio y una creciente importancia de adaptar la tecnología a los nuevos criterios de consumo y prestaciones.

Consumidor final

1- El consumidor dispondrá de una oferta de alimentos fuera del hogar cada vez más amplia, debido a la convergencia entre los canales de restauración y distribución tradicionales: secciones para gourmets en grandes almacenes, take-away en restaurantes, menús para llevar en supermercados, etc. Esta tendencia supone que los proveedores de alimentos fuera del hogar deberán adaptar su infraestructura de preparación, presentación, distribución y mantenimiento de los mismos.

2- El consumo alimentario fuera del hogar seguirá decayendo, y estará cada vez más ligado principalmente a los eventos sociales: salidas en pareja, con amigos, con niños y celebraciones. Las cenas y los fines de semana continuarán siendo los bloques horarios donde se concentrará la mayor parte del gasto.

Operadores

3- Las cadenas de restaurantes de comida rápida y colectividades serán los segmentos que mejor resistirán las dificultades económicas en 2012. Si bien España no es uno de los países donde este tipo de menús tenga más implantación, el precio y la rapidez, junto con un crecimiento de la variedad de la oferta, son los principales factores a su favor en el actual marco económico.

4- Asistiremos a una mayor concentración sectorial. La creciente presión en precios, junto con una oferta sobredimensionada, van a favorecer a las cadenas organizadas, que aumentarán su cuota de mercado gracias a su mayor capacidad de gestión sobre los pequeños negocios.

5- El low-cost llegará a la restauración, con la implantación de locales fuera del ámbito de la comida rápida, que ofrecen menús atractivos a precios muy competitivos, o con ofertas muy agresivas para atraer clientela.

6- Las nuevas tecnologías jugarán un papel clave en la promoción de los locales. Las redes sociales (Facebook, Twitter) se convertirán en uno de los principales canales para publicar ofertas y descuentos, e incluso admitir pedidos. La creciente popularidad de Internet en los dispositivos móviles contribuirá a reforzar esta tendencia.

Equipamiento hostelero

7- El equipamiento de restauración deberá atender a la rapidez, la economía y la facilidad de uso. Los fabricantes se concentrarán en factores como un menor consumo energético -electricidad, agua y gas-, una mayor rapidez en las operaciones que permita ganar tiempo, y una mayor facilidad de uso, para reducir costes en la formación de empleados.

8- La tecnología permitirá al equipamiento aumentar sus funciones y capacidades de uso: programadores, pantallas táctiles e interacción con ordenadores serán elementos cada vez más frecuentes en cocinas, hornos y equipos de frío. Atendiendo a las necesidades de mantener la agilización del proceso, el manejo de estos elementos deberá ser sencillo e intuitivo de forma que el personal de los establecimientos pueda aprenderlo sin complicaciones.

9- Habrá nuevas gamas de alimentos que necesitarán de equipamiento específico. Por ejemplo, en el terreno de los platos preparados se espera un fuerte crecimiento de la V Gama, que se refiere a los alimentos de alta calidad, listos y cocinados, que son pasteurizados (esterilizados a baja temperatura), envasados al vacío y termosellados, con lo cual pueden conservarse entre tres y seis meses sin congelar. Su uso requerirá de los establecimientos un equipamiento adecuado, con elementos como las envasadoras al vacío y un suficiente volumen de almacenamiento.

10- Aumentarán las exigencias para el equipamiento de restauración en el terreno higiénico-sanitario. Nuevas y más estrictas normativas a nivel europeo, una competencia creciente y una mayor exigencia de los consumidores obligarán al sector a cuidar especialmente estos aspectos hasta alcanzar una eliminación absoluta de riesgos.

«Aunque algunas de las previsiones para el año entrante evidencian el ambiente de crisis en el que todavía estamos sumidos, con una disminución del gasto de los consumidores, otras apuntan a nuevas oportunidades para los profesionales del sector, si bien requerirán de ellos una adaptación en materia de servicios y equipamiento», declara Kepa Bedialauneta, Director General de Fagor Industrial. «En Fagor Industrial hemos demostrado cómo es posible crecer incluso en las circunstancias económicas más adversas, y estamos convencidos de que 2012 puede ser lo que el refrán denominaba un año de bienes si se mantiene el nivel de auto exigencia y se aprecian los cambios como una oportunidad para adaptarse y abrir nuevos campos de negocio».




No hay Comentarios

Deja un comentario